Las luces de la ciudad se mezclan con las Huacas en un gesto contenido, la embriaguez de los danzantes se ofrenda a la las montañas y en trance me envuelvo con un manto de contradicciones.

Nunca encontré un paraíso, sino los restos de un espejo lleno de preguntas.